HEME AQUÍ

Heme hoy aquí,
ante este día que se estrena,
con los ojos vencidos por el sueño
y la búsqueda ansiosa de una paz infinita.
De la más larga noche
vengo a estas cumbres
de nieve y esperanza.
Asciendo hasta la aurora y voy buscando
la luz, mi luz.
Hay una algarabía
de golondrinas
en este cielo azul de primavera
y se nos llena el alma con su música.
Hasta los valles
se extiende un manto de amapolas
y los perfumes del tomillo
y del romero embriagan la mañana.
Subo y subo hasta que el viento en las cimas
limpia el aire y anuncia
los más bellos almendros florecidos.
Con los primeros rayos
del sol hoy empezamos otra historia
y olvidamos oscuras ansiedades.
Un baño de oro en la mirada
ilumina el paisaje, los dormidos
horizontes, las tristes
siluetas sumergidas en pozos de la noche.
La mañana feliz se ha despertado
bandadas de gorriones
que inundan de alegría
relojes, calendarios y latidos
del corazón.
Ya sólo tengo oídos para el canto
de las cosas creadas,
sólo tengo ojos
para las luces nuevas y las flores
y sólo tengo dedos
con los que acariciar
estas huellas de Dios en mis espaldas.
Miguel de Santiago
Del poemario “Vigilia”
XVI Premio Mundial Fernando Rielo, de poesía mística

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.