Identidades e implicaciones actuales.

Ser-en-relación. Nos definimos como ser-en-relación (1) y en cómo nos relacionamos con los distintos ámbitos en los que estamos inscritos, los llamados contextos, para dar respuesta a las necesidades básicas surgen nuestras distintas culturas, esa forma de interpretar la realidad desde unos códigos establecidos en la comunidad desde y en la que nos relacionamos. Estos contextos desde los que vamos interpretando nuestra realidad según los códigos recibidos es lo que va constituyendo nuestra identidad, siempre en evolución, debido a la libertad con la que nos situamos ante la realidad y reformulamos los significados (2). Por ello podemos decir que en nuestra identidad tenemos múltiples pertenencias, es decir, distintos códigos interpretativos, aun no siendo consciente de ellos. Sin embargo, por ese efecto nuestro también de “ser en libertad” podemos decir que los contextos que conforman la realidad, y ante la que nos situamos, pueden ser condicionantes pero no deterministas, porque siempre tenemos la capacidad de darles un significado distinto. Ejemplo de ello lo podemos ver en los dos puntos siguientes.

Sobre el DNI de Jesús.  Si hiciéramos un breve ejercicio de los datos que aparecen en el DNI podríamos darnos cuenta que en realidad esconden un trasfondo que va más allá de unos posibles datos asociados a un número. Si leyéramos el DNI de Jesús, podríamos deducir rasgos identitarios descifrados de los distintos contextos en los que vivió. Su nombre sería Yeshúa bar Yosef en arameo, donde Yeshúa significa “Yahvé salva”, y “bar” indica “descendiente/hijo de”. Este contexto semiótico muestra por una parte, una sociedad patriarcal, en donde la identidad proviene del clan familiar, y por otra parte, revela también la esperanza del pueblo judío de aquellos días, de liberación de la ocupación extranjera y la instauración de una nueva era en que se invirtieran las tornas y empezara a reinar la paz, la justicia y la compasión, como cantaban ya los profetas del destierro en Babilonia (contexto histórico). Por otra parte, aparecería que su lugar de residencia sería Nazaret, una pequeña aldea de la Baja Galilea próxima al lago de Genesaret (contexto geográfico). De su capacidad de observar la naturaleza y las escenas de la vida cotidiana tomará las imágenes para la construcción de las parábolas con las que hacer llegar su anuncio del Reino de Dios, muchas de ellas referentes a la sociedad agraria (contexto social) en la que vivía, gracias a la abundancia de agua, la fertilidad del suelo y la suavidad del clima mediterráneo (contexto climático).

La mujer sirio-fenicia (Mt 15, 21-28; Mc 7, 24-30). Jesús tuvo una experiencia fundante en el desierto. Frente al bautismo de conversión y perdón que predicaba Juan como forma de un nuevo comienzo en el que la gente disfrutaría de una vida más digna en una sociedad tan injusta, restableciéndose así la Alianza rota por el pecado de todo Israel; Jesús va a anunciar a un Dios compasivo y misericordioso cuya fuerza salvadora ha llegado ya para implantar su Reino de vida y paz, porque es Padre de un amor desbordante, y Padre de todos, especialmente, de aquellos que nadie defiende. A partir de entonces es un hombre libre frente a todos estos contextos que marcaban la cultura de su sociedad y lo que se esperaba de él. Así, su familia será ahora la formada por todos aquellos que busquen la voluntad de Dios, y su oficio, su pasión, el anuncio del Reino de Dios en obras y palabras (3).

Dentro de los encuentros del Señor podemos destacar el encuentro con la mujer sirio-fenicia por su repercusión. En este encuentro, ella fue maestra, le enseña el camino de su mesianismo, anunciar ya el Reino también entre los gentiles. Jesús concentraba su actuación en el pueblo judío, Dios venía a liberar a su pueblo de tanto sufrimiento y opresión (3); sin embargo, este pasaje acentúa fuertemente la apertura al mundo de los gentiles. Esta mujer sirio-fenicia representa el principio hermenéutico de la misión de Jesús, representa a toda la humanidad sufriente (4). Este encuentro provoca en Jesús, siempre en diálogo con la realidad, una amplitud de la conciencia de su misión. Como se apuntaba al principio, un claro ejemplo de reformulación de significado ante un nuevo contexto, e incorporación de un nuevo código interpretativo en la forma de ser y actuar.

Múltiples pertenencias. Como personas, estamos constituidos por múltiples identidades, cada una perteneciente a rasgos de distintas culturas que nos configuran y vienen dadas (identidad) o que elegimos (identificación) en el proceso continuo de intentar explicarnos lo que sentimos, vivimos y queremos vivir. La amalgama de estas múltiples identidades es la que nos hace ir diferenciándonos y adquiriendo una individualidad única pensada. Estas múltiples identidades se van adquiriendo y revelando en el contexto cotidiano (2). El problema de la identidad surge cuando no reconocemos esta multiplicidad de identidades que nos constituyen, sino que nos asociamos con una de ellas, con la que nos sentimos más amenazada (5). Esta es la raíz de una gran fuente de conflictos actuales y persistentes tales como los nacionalismos excluyentes, el revisionismo indígena, el integrismo religioso… Nuestro contexto actual es el de una sociedad intercomunicada, en el que lo local afecta a lo global y viceversa, con retos comunes, y en la que hay que ver cómo es posible articular esta sociedad en la que como en el pasaje de la mujer sirio-fenicia, todos nos podamos sentir invitados a un banquete en el que todos podamos compartir el mismo pan, y no solo las migajas. Pero ello implica en primer lugar, un examen de nuestra identidad y reconocer que no es que vivamos en una sociedad multicultural, sino que nosotros mismos lo somos. Un examen de nuestra identidad, de nuestro DNI, y como Jesús, dejándose afectar y sabiéndonos con el poder de reformular significados a la luz del Evangelio.

                                                                                                            Tomás Undabeytia

                                                                                            Equipo Misión Espiritualidad

 

Referencias

(1). “Eutanasia y periferias”. Abril 2021. Equipo Misión-Espiritualidad CVX.

(2). Lola Arrieta. Equipo RUAJ. “Contextos y culturas, su importancia en el Acompañamiento”. Seminario de Acompañamiento en la vida cotidiana. 2019.

(3). Pagola, J.A. “Jesús. Aproximación histórica”. Editorial PPC, Madrid. 2013.

(4). Pernett Beltrán, A.B. “El encuentro de Jesús con la mujer griega, sirofenicia de nacimiento, en Mc 7, 24-30. Hacia una lectura bíblica sobre los excluidos hoy”. Pontifica Universidad Javeriana, Bogotá. 2017.

(5). Maaluf, A. “Identidades asesinas”. Alianza Editorial, Madrid, 1999.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.