Inspiración


Pedro Bolaños, de CVX-Gran Canaria, comparte una reflexión entre inspiración y fatalismo

Ha sucedido muchas veces que un artista importante, de las artes plásticas o de la música, atraviese un periodo de menor fecundidad creativa. Normalmente decimos que le falta inspiración. Resulta difícil, y especialmente para ellos, encontrar esa chispa que active su dinamismo creador.
En cierta medida, algo así, falta de inspiración, de chispa, es la sensación que más se percibe en nuestro entorno. Y eso, como podemos ver, se manifiesta de manera dramática en mucha gente sin empleo, sin iniciativa, sin saber qué hacer.
Lo peor de todo es llegar a convencerse de que no podemos hacer nada, es decir, asumir el fatalismo y resignarnos a lo que venga abdicando de cualquier esfuerzo por remediarlo.
Contra esto, aparece el mensaje que se nos pone delante hoy. Nosotros somos la sal. Tenemos el poder de dar sabor porque somos la sal. No es que podríamos ser, sino que ya lo somos.
Y también somos la luz. Y si somos luz es porque estamos encendidos. Una luz apagada deja de ser luz. Y la luz no puede dejar de ser vista, al menos cuando se hace presente en la oscuridad o la penumbra.
Creo que muchas veces nos olvidamos de esto. A veces, porque no somos conscientes de que lo que hacemos está repercutiendo en otros, aunque no los veamos, aunque no lo sepamos.
En esta cultura de la comunicación y de la publicidad, no se valora aquello a lo que no vemos un resultado inmediato, y sin embargo, hay ,muchas cosas, mucha gente que , como la sal, está ahí, sin ser vista, pero dando sabor.
Es precisamente entonces, cuando la sal ha dejado de ser sal para ser el sabor, cuando llega a su máxima plenitud.
(Publicada el 18 de junio de 2012 en la web de la Red Ignaciana de Canarias Anchieta http://www.redanchieta.org/spip.php?article966)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *