INTERVENCIÓN de ADOLFO NICOLÁS sj en el SÍNODO de los OBISPOS

“Estoy convencido de que la Palabra de Dios puede reivindicar una gran función terapéutica en la vida de la comunidad cristiana. Cada vez que entramos en el mundo de la Biblia, nos exponemos a un mundo nuevo: el mundo de Dios, la acción de Dios, la enseñanza de Dios a su pueblo. El encuentro, si es real, puede ser arrollador, sorprendente, iluminante, sereno y consolador. Puede también ser malentendido y perderse. (…) Los pastores y los ministros de la Palabra necesitan una formación a la buena “diagnosis”, a una aplicación sabia de los modos de lectura, a una oración y una interiorización más profundas de la Palabra de Dios y a un acompañar significativo que ayude a los fieles a discernir la acción del Espíritu Santo en la Biblia y a través de su lectura. (…) Parece indispensable que esta formación se incluya en la preparación al ministerio pastoral y en los programas de formación permanente para todos los sacerdotes. Además todas las parroquias o diócesis deberían contar con centros y personas preparadas para ofrecer este servicio”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.