JOSÉ Mª RIERA al HABLA, desde FÁTIMA

Nuestros Delegados con el P. Nicolás
Con una inmensa alegría y acción de gracias, me siento al ordenador (feliz) para compartir con vosotros (mi comunidad) la experiencia vivida el día de hoy: os podéis imaginar que me hacía muchísima ilusión poder estar como visitante en un día tan señalado como hoy para la comunidad mundial, pero la realidad ha sido muchísimo más gozosa de lo esperado. Ha habido muchísimos visitantes de (casi) toda la CVX en el mundo (por ejemplo, 20 personas han venido desde Japón) que junto con todos los participantes de la Asamblea han configurado una vistosa y real imagen de la comunidad en su camino hacia llegar a ser un cuerpo apostólico.
En la Eucaristia hemos vivido el momento culminante del día. La celebración presidida por nuestro nuevo Asistente mundial, el P. Nicolás, ha sido en todo momento un espacio de celebración y comunión; no tan sólo con los que allí estábamos sino con todo el resto de la comunidad mundial, que ora por el fruto de esta Asamblea.

José Mª Riera con dos miembros del actual ExCo: Levi Matseshe (Kenya) y Leah Michaud (Canadá)

Luego, el encuentro y la fiesta con tantos y tantos amigos hechos a lo largo de todos estos años caminando juntos; el compartir con las nuevas comunidades como Lithuania o Cuba, con nuestros vecinos de CVX Francia (de los que ha venido un numeroso grupo) con los que hemos intercambiado sobre nuestras experiencias y finalmente el regalo de tantos compañeros de CVX en España que han podido acercarse. La CVX en Portugal se ha volcado una vez más en la acogida, la preparación, la comida al aire libre bajo la carpa para unas trescientas personas, los voluntarios, la fiesta con bailes regionales….
Por la tarde, la procesión del Santísimo en la explanada del Santuario y una sencilla pero muy entrañable ceremonia en la capilla de la Virgen habría puesto fin a lo que ha sido un gozoso día de celebración de la comunidad mundial. Pero para acabar el día, hemos tenido la enorme alegría y privilegio de compartir una distendida y larga cena en la mesa junto al P.General. Hay casualidades que uno no espera que se puedan producir…

José María Riera cvx, desde Fátima

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.