KOSOVO: PRUDENCIA, MODERACIÓN, RESPETO, RECONCILIACIÓN y COLABORACIÓN

Al ganar las elecciones legislativas de noviembre en Kósovo Hashim Thaci, se abrió de este modo el camino a la independencia de esta tierra.
Sobre este argumento que ha ocupado la actualidad de todo el mundo, la Santa Sede ha expresado también su posición. Desde 1999 el Vaticano ha reclamado los principios que deberían guiar la asistencia a los desplazados y refugiados, como consecuencia de este conflicto en Serbia. Al mismo tiempo ha solicitado activamente medidas para evitar soluciones impuestas y favorecer negociaciones directas entre Belgrado y Pristina, para conjugar las aspiraciones de las partes interesadas.
La Santa Sede no dejará de seguir atentamente la situación creada con la declaración de independencia kosovar -sobre la base de las recomendaciones de las Naciones Unidas-, y de valorar las eventuales iniciativas que puedan dar resultados positivos. La misión moral de la Santa Sede le lleva a recomendar a los responsables políticos, de Serbia y Kosovo, prudencia y moderación, para evitar reacciones extremistas y poner así las bases para una convivencia de respeto, reconciliación y colaboración.
Al mismo tiempo la Santa Sede reclama la salvaguarda de la democracia y del Estado de Derecho en la aplicación en Kósovo de las medidas internacionales relativas a los derechos de las minorías y de todos los habitantes, sin distinción de etnia, religión, lengua o nacionalidad, a la protección del patrimonio artistico-cultural cristiano. El Santo Padre Benedicto XVI asegura su personal cercanía y oraciones a favor de la población servia y kosovar en esto momento crucial de su historia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.