La HISTORIA de un ABRAZO o de CÓMO en VILLAGARCÍA ECUADOR ENTRÓ en NUESTRO CORAZÓN

Así comenzó Eduardo. “Esta es la historia de un abrazo…” Y así entre él y Roberto fueron contagiándonos su amor a la tierra donde nacieron, pero sobretodo su pasión por la justicia, su lucha con los pobres, con los preferidos de Dios… Así comenzó la mañana, con la oración que Roberto, con la mano sobre el corazón, puso en nuestros labios. La historia de un abrazo entre distintos e iguales, entre distantes y prójimos, entre desconocidos y amigos, entre grandes y pequeños, entre desposeidos y dueños, entre los que dan y los que reciben, entre los que reciben y los que dan, … hasta hacerse uno,… entre CVX en Ecuador y en España hasta hacerse una única nación que quiere abrazar la fe y la justicia.
Todo comenzó en un grupo al que pertenecía Edu que se llamaba “Amar y servir”. La experiencia de Ejercicios Espirituales en la vida corriente les tocó el corazón de tal manera que cuando unos meses después sucedió el terremoto que asoló al pueblo ecuatoriano sólo pudieron decir “¿Qué puedo hacer yo por Cristo pobre y sufriente?”.
Y tan grande fue el abrazo, que la fuerza y el ánimo que les transmitió les ayudó a superar todas las dificultades que luego vendrían. Y ese abrazo se convirtió en SIGVOL (Servicio Ignaciano de Voluntariado).
Gracias Eduardo, gracias Roberto, gracias CVX en Ecuador, que habéis venido a darnos buena noticia, a darnos evangelio, a darnos testimonio de comunidad profética en misión.
Adelaida Lacasta cvx

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.