La LLAMADA

Padre bueno,
que has creado al hombre por amor
y pones en su corazón un oído interior
para escuchar tu llamada,
haz que nadie ignore o pierda esa sensibilidad
sino que todos,
con gran disponibilidad,
puedan responderte con alegría
a aquello que Tú les pidas
para servir mejor a los hermanos.
Señor Jesús,
peregrino por Galilea,
que has elegido y llamado
a hombres y mujeres
y les confías la tarea
de anunciar el evangelio,
haz que no falten hoy a la Iglesia
y a la CVX
buenos misioneros y misioneras
que sean valientes testigos
de tu amor y de tu perdón.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.