La ORACIÓN, por RABINDRANATH TAGORE

Cuando el corazón está seco y árido, desciende sobre mí resuelto en lluvia debondad y de frescura. Cuando la vida, borrada su gracia, se haga dura y torva, ven a mí en floración de cantos. Cuando el tumulto eleve en todas partes su vocerío y su ráfaga, aventándome lejos, por el suelo, ven a mí, Señor del silencio, con tu paz y tu serenidad. Cuando mi corazón miserable solloce abandonado en un rincón de su cárcel, abre de paren par la puerta con tu aliento, Rey mío, y ven a mí con la gloria de un rey. Cuando el deseo ciegue mi espíritu, con su ilusión y con su polvo, Tú, el solo santo, Tú,el vigilante, ven a mí con tu relámpago y tu trueno.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.