“La participación es uno de los nombres contemporáneos del amor”, crónica de la 3ª edición del curso Fe y Compromiso Sociopolítico

Del 30 de agosto al 3 de septiembre tuvo lugar en Málaga la 3ª edición del curso Fe y Compromiso Sociopolítico organizado por CVX España, Cáritas Española, Movimiento Focolares, Juventud Obrera Cristiana (JOC) y Jesuitas España al que pertenecen el Centro Arrupe (Valencia), EntreParéntesis (Madrid), Cristianisme i Justícia (Barcelona) y la oficina pastoral Magis.
 
Finalmente fueron 17 los participantes. Un grupo ecléctico de diversas partes de España y de diferentes realidades, tanto sociales como religiosas. Hubo presencia de los focolares, dos estudiantes jesuitas, CVX, de la JOC, de grupos de dominicos, Entreculturas o Centro Arrupe Valencia entre otras instituciones.
 
El primera día la propuesta era adentrarse en el ver la realidad, y para ello Kiko Lorenzo, coordinador de estudios de Caritas Española y Fundación Foessa ayudó a acercarse a la realidad socioeconómica que vivimos. En un contexto de debate y participación se trataron temas tan controvertidos como la tristemente extendida pobreza material, el cada vez mayor desprestigio de los movimientos sociales, la perversa asociación de la dignidad personal con lo laboral, la colonización económica del marco cultural y los diferentes tipos de exclusión.
 
En la tarde, Ignacio Sepúlveda del Río, profesor de la Universidad Loyola de Andalucía habló sobre la realidad sociopolítica y sobre la religión en el espacio público. Con preguntas tan sugerentes como ¿qué es la globalización? o ¿qué es la democracia?
 
El segundo día la invitación era adentrarse en el juzgar la realidad desde nuestras fuentes como cristianos y cristianas. Para ello, en la primera sesión de la mañana Junkal Guevara, profesora de teología de la Universidad de Granada, habló de cómo la Biblia desde el primer libro del Génesis nos invita al compromiso, a ensuciarnos las manos con el mundo y sus problemáticas. Se trata de una implicación dentro de un sentido amplio de la palabra política, de todo lo que nos afecta como sociedad, como “polis”.
 
Tras el descanso Gonzalo Villagrán, profesor de Teología de la Facultad de Teología de Granada, ayudó a dilucidar qué luces pueden aportar los textos de la doctrina social de la Iglesia para hacer hoy política. Afirma Gonzalo que la mejor manera de comprender la doctrina social es a través del concepto de “tradición”, que se transmite de generación en generación; y que, al mismo tiempo se va reelaborando continuamente.
 
Ya en la tarde, tuvo lugar un paseo meditativo por la ciudad de Málaga recorriendo diferentes espacios de la ciudad para ver los contrastes y dejarse interpelar por la desigualdad. A la misma costa malagueña llegaba el mismo día uno de los 12 yates más grandes del mundo y una patera cargada con 43 personas migrantes buscando un mundo mejor.
 
Y el tercer día el grupo se adentró en el actuar. Y para ello, Enrique San Miguel, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid reflexionaba sobre las nuevas formas de poder político y participación ciudadana. De ahí surgió una de las ideas que quedarán de este curso: La participación es uno de los nombres contemporáneos del amor. Justo después de compartir entre otras estas claves, las encarnábamos en los testimonios de vida y compromiso de Nieves Cruz, Mariano Pérez de Ayala y Elena Arce. Todos ellos asumiendo responsabilidades políticas y sociales en el contexto español. La tercera jornada terminó con un taller sobre incidencia política y redes sociales.
 
La última jornada del curso empezó, al igual que los demás días, con una sencilla oración en la azotea, en la que se les invitó a preguntarse sobre cuáles eran sus talentos y sus dones y cómo pueden ponerlos al servicio de los demás. En este último se concreta una pregunta que rondaba desde el primer día ¿Y yo qué?
 
El curso terminó con una eucarística en la que se recogieron algunos ecos del curso.  La valoración final fue muy positiva y el ánimo es poder seguir celebrando estas formaciones que tienen lugar cada dos años. Cada uno y cada una volvieron a su lugar con más fuerza, esperanza y muchas reflexiones y preguntas planteadas en estos días.
 
Lee las crónicas diarias aquí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.