MARÍA de la ESPERA

Señor, haz de mí un creyente que sepa esperarte;

un creyente que viva esperándote;

un creyente que pueda reconocerte

cuando, sin avisar, llegues a la puerta de mi corazón

para pedirme un sí, como el de María.

Ayúdame a comprender las esperanzas

de los hombres y mujeres que viven a mi lado,

desesperando muchas veces,

como si tú no existieras,

como si tú no fueras a llegar nunca.

Santa María de la espera,

modela en mi alma una esperanza fuerte,

que no se derrumbe cuando llegue la dificultad.

Tú que asumiste todas las esperas de tu pueblo

y supiste responder al instante a lo que Dios te pedía,

dame un corazón sencillo capaz de acoger al Dios que llega.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.