ORAMOS con MARÍA

Hermana peregrina de los pobres de Yahvé, Profetisa de los pobres libertados, Madre del Tercer Mundo, Madre de todos los hombres de este mundo único, porque eres la Madre del Dios hecho Hombre.
Con todos los que creen en Cristo y con todos aquellos que de algún modo buscan su Reino, te llamamos a ti, Madre, para que le hables por todos nosotros.
Pídele, a Él que se hizo pobre para comunicarnos las riquezas de su Amor, que su Iglesia se despoje, sin subterfugios, de toda otra riqueza. A Él, que murió en la cruz para salvar a los hombres, pídele que nosotros, sus discípulos, sepamos vivir y morir por la total liberación de nuestros hermanos. Pídele que nos devore el hambre y la sed de aquella Justicia que despoja y redime.
A Él, que derribó el muro de la separación, pídele que todos los que llevamos el sello de su nombre busquemos de hecho, por encima de todo lo que divide, aquella unidad reclamada por Él mismo en testamento, y que sólo es posible en la libertad de los hijos de Dios. Pídele, a Él, que vive Resucitado junto al Padre, que nos comunique la fuerza jubilosa de su Espíritu para que sepamos vencer el egoísmo, la rutina y el miedo.
Mujer campesina y obrera, nacida en una colonia y martirizado por el legalismo y la hipocresía: enséñanos a leer sinceramente el Evangelio de Jesús y a traducirlo en la vida con todas sus revolucionarias consecuencias, en el espíritu radical de las Bienaventuranzas y en el riesgo total de aquel Amor que sabe dar la vida por los que ama. Por Jesucristo, tu Hijo, el Hijos de Dios, nuestro Hermano.
Pedro Casaldáliga

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.