Para TOCAR el CIELO

El calor de tu amor

me da sed y donde bebo yo

es donde quiero beber

y saciar allÍ mi sed.

El color de tus ojos

se adivina entre tu pelo y yo

los deseo más que ayer

y que la primera vez.

No preciso viajar lejos

para hallar lo que deseo,

si tropiezo en tu regazo

ya me basta

para tocar el cielo.

El sabor de tus labios,

ese selecto capricho que

sólo yo puedo probar

y a chincharse los demás.

El candor de tu abrazo

puro, fiel, eterno, halagador

es mi fe y mi religión,

garantía del amor.

No preciso viajar lejos

para hallar lo que deseo,

si tropiezo en tu regazo

ya me basta

para tocar el cielo.

Y no preciso viajar lejos

para hallar lo que deseo,

si tropiezo en tu regazo

ya me basta

para tocar el cielo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.