PONENCIA de ADOLFO NICOLÁS sj a la CVX-CLC

No recuerdo cuándo fue. Estaba finalizando un período de mi vida: dos años de estudios en Roma o seis de servicio en el Instituto Pastoral de Asia Oriental de Manila. Alguien me dijo que la Comunidad CVX japonesa, a donde yo volvía, había pedido al Padre Provincial que me nombrase su Asistente Eclesiástico. Quizá andaban desesperados y querían conseguir un jesuita, cualquier jesuita. Pero el Provincial tenía otros planes y la CVX japonesa se vio protegida de mí. Mis contactos con la CVX eran esporádicos y no muy frecuentes, aunque nunca se cortaron. Y desde luego yo nunca pensé que hoy estaría aquí dirigiéndome a la Asamblea General. Y debo decir que lo hago con mucho gusto.
También debo decir que estoy muy impresionado. He leído algunos de vuestros recientes documentos claves. He tenido acceso a vuestros intercambios. informes y discusiones. Me he visto con algunos de vuestros representantes y miembros del Consejo Ejecutivo. Y nunca deja de impresionarme la visión, consagración y profunda humanidad que encuentro en todos ellos. Os felicito a todos por este nivel de vida humana y compromiso cristiano. Debo confesar que tuve que rastrear en vuestros Estatutos o Principios Generales en busca de la terminología correcta sobre el liderazgo de la CVX. Quería saber cómo llamabais a vuestros líderes. Abrí los Principios y leí: “Las Tres Divinas Personas”. No me llevó mucho tiempo caer en la cuenta de que estaba leyendo la página incorrecta. Mucho más abajo encontré Asamblea y Consejo Ejecutivo y Presidente, etc.
Otro factor de la grata alegría que hoy siento es que es mucho lo que compartimos, desde las directrices básicas de la espiritualidad ignaciana hasta incluso algunos elementos estructurales de vuestro sistema de liderazgo. Esto queda muy lejos de cuando en el colegio formábamos parte de la Congregación Mariana del colegio de los jesuitas de Madrid.

Sigue leyendo y bájate el archivo…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.