POR LOS SUFRIENTES

Al comenzar esta semana, Señor
me acerco a ti con humildad
para hablarte de tantas realidades
sufrientes de nuestra sociedad…
Hombres y mujeres que viven en la calle,
que ya no pueden engancharse de nuevo
al ritmo social.
Hombres y mujeres que lloran por las noches,
a gritos de soledad
Hombres y mujeres enfermos de miedo,
de tristeza, de angustia, de estrés.
Hombres y mujeres con mirada perdida que
han dejado de buscar el motivo de sus vida.
Ahí te veo, Señor, ahí sufres y mueres.
Ahí quiero estar. Aquí te entrego mi vida.
En esas situaciones toma vida
hazla tuya.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.