Presentación del informe “Vulnerables Vulnerabilizados” en el Centro Pignatelli

El lunes 13 de marzo, se presentó en el Centro Pignatelli de Zaragoza, el informe del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) sobre los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que anualmente viene realizando desde 2010 y que este año recibe el nombre de “Vulnerables vulnerabilizados”. A través del acompañamiento que realiza el SJM podemos mirar de forma más intensa a las personas más vulnerables entre las vulnerables: enfermos, víctimas de trata, solicitantes de asilo, personas a quien nadie visita.
 
Para ello, contamos con la presencia de Santiago Yerga, abogado y coordinador del Programa de CIE de Pueblos Unidos.

El informe del SJM sobre los CIE aborda de manera general contenidos relacionados con los CIE españoles y, de manera particular, con los que el SJM desarrolla presencialmente su trabajo.
 
De acuerdo con los datos proporcionados por el Ministerio del Interior, en 2015 se incoaron 30.614 procedimientos de expulsión y fueron dictadas 20.552 órdenes de expulsión, de las que fueron ejecutadas 6.869. Pero de ese número de personas expulsadas de nuestro país sólo 2.871 de ellas fueran expulsadas desde los CIE. Teniendo en cuenta que en 2015 fueron internadas en los CIE un total de 6.930 personas, se concluye que sólo fueron expulsadas del país el 41,42 % de ellas. Entonces, ¿si no se les va a expulsar para qué internarlos?, ¿para qué privar de libertad a las personas?
 
De ahí que podamos deducir que los CIE no son más que “dispositivos de control fronterizo” que “nos introducen de lleno en un mundo de excepcionalidad jurídica”, donde personas que sólo buscan un mejor futuro, “son recluidas o ven sus libertades seriamente restringidas”.
 
Es preciso notar -señala el informe- la gran cantidad de personas internadas a pesar de ser potencialmente “inexpulsables”. En Madrid, la proporción de personas visitadas que luego fueron expulsadas alcanza el 49%. El 51% de ellas fue liberado sin ser expulsado. Pero en Barcelona, solamente el 45% de las personas visitadas fue finalmente expulsado o devuelto. El 53% fue puesto en libertad y el 2% trasladado desde el CIE a prisión, ya que sus expulsiones no eran viables, de modo que siguieron cumpliendo las penas privativas de libertad previas al internamiento.
 
Santiago Yerga analizó a partir de las cifras facilitadas por la Dirección General de la Policía y de la Dirección General de Política Interior, ambas adscritas al Ministerio del Interior, las expulsiones y devoluciones llevadas a cabo desde España. Se ha referido a las causas legales que han dado lugar a esas expulsiones y devoluciones; bien de personas llegadas irregularmente a España en embarcaciones que han sido internadas; bien de personas nacionales de algún Estado miembro de la UE que han sido expulsadas; o menores identificados como tales en los diferentes CIE; y, finalmente, también ha hablado de las solicitudes de protección internacional efectuadas desde estos establecimientos.
 
Ha destacado que, pese al descenso de repatriaciones desde los CIE, el número de éstas se mantiene, por lo que cabe deducir la consolidación de la “expulsión express”, como instrumento pernicioso en el control de los flujos migratorios.  Parece que los CIE no solo no decaen, sino que parece que van a crecer. También ha hecho referencia a las carencias en los procedimientos de determinación de la edad, que ha conllevado que al menos 19 menores fueran identificados como tales, una vez ingresados en los CIE. En tercer lugar, ha afirmado que las solicitudes de protección internacional admitidas a trámite en los CIE (196) son muy escasas en el contexto geopolítico en el que se sitúa España. Por último, ha indicado que casi la mitad de las mujeres son internadas en el CIE de Algeciras (41,53%), lo que conduce inevitablemente a mirar y seguir teniendo presente a la Frontera Sur.
 
Finalmente, ha instado a una homogeneización de las normas de régimen interior entre los diferentes CIE y a un desarrollo técnico y riguroso del Reglamento regulador de los CIE que permita un tratamiento idéntico en derechos y obligaciones para las personas internas. Para ello, es necesaria una transparencia que no se está dando.
 
El SJM insiste en reclamar el cierre de los CIE, “la directiva de la vergüenza”; entre tanto, aboga por que se acuda al internamiento solo como último recurso, cuando falle toda otra medida cautelar alternativa; pero que también se potencien las alternativas a la expulsión. Asimismo enfatiza que es preciso seguir mejorando las condiciones de vida de las personas que sufren internamiento.
 
Era llamativo ver cómo, a pesar de las situaciones de injusticia que se dan en los CIEs, Santiago Yerga muchas veces optaba por salvar la proposición del prójimo. Optaba por defender que muchas de las situaciones indignas que viven los internos son consecuencia de la falta de preparación y formación de los funcionarias que allí trabajan (por ejemplo, el que los funcionarios de los centros no conozcan el idioma de los internos hace que no sepan pronunciar sus nombres y que los llaman por un número que se les asigna, medida que nos puede recordar a algunas prácticas de mitad del siglo pasado). Acaban optando por la practicidad y por lo que pueden (los policías no están preparados para hacer acompañamientos a personas durante meses, sino un máximo de 72 horas). También ha hablado alto y claro de la perversión del sistema o de las mafias que pueden estar lucrándose. Pero también del límite humano como causa de tanto mal que sufren los vulnerables de los vulnerables y que, ante eso, nos queda la esperanza. La esperanza e intentar conocer bien estas realidades y formarnos para buscar alternativas y pelearlas.
 
El Informe fue también presentado en el Real Colegio de Abogados de Zaragoza. Para el mismo, se contó con la colaboración de la Sección de Derechos Humanos del Colegio y participó en el acto Begoña Heras, coordinadora del Servicio de Asistencia y Orientación Jurídica para Inmigrantes (S.A.O.J.I.). Participaron alrededor de 35 abogados en un diálogo muy rico, en el que se plantearon soluciones prácticas a las muchas problemáticas judiciales que se viven en el día a día.
 

 

Equipo “Quiero hacer más”

________________________
En septiembre de 2016 en Madrid se presentó este mismo informe. Mucho de lo que aquí se recoge se ha extraído también de esta misma publicación. Para más información: https://infosj.es/noticias-sj/4865-informe-cie-2015-vulnerables-vulnerabilizados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.