Reflexión: “La azafata”

Pedro Alonso, de CVX-Tenerife, nos cuenta una noticia impresionante.


La semana pasada una noticia de prensa que casualmente cayó en mis manos (y digo casualmente porque no es de las que suele figurar en 1ª página), me impresionó: una ex-azafata de vuelo prejubilada, dedicaba su pensión a acoger en su casa a 10 hombres sin techo, con los que además había creado una empresa de reciclado de muebles con la que se ganaban la vida.

Y ya les digo que me impresionó y mucho, porque el uso que esta señora estaba haciendo de su tiempo y su dinero a esas alturas de su vida, contrastaba como un rayo de luz en medio de la oscuridad de las noticias (estas sí de 1ª página), con las que nos estuvieron despachando durante la semana. Eran noticias de cuentas secretas en Suiza, de codicia institucionalizada con ya casi 6 millones de personas sin trabajo, de uso de las instituciones públicas para enriquecimiento personal y corporativo. Pero ese rayo de luz que para mí atravesó la semana hizo que interiormente le diera la razón a quien dijo hace poco también ante los micrófonos de Radio ECCA, que “no podía ser pesimista cuando ves a tanta gente que hace tantas cosas, muy bien”.

Y efectivamente es así, porque si algo tiene el bien es que es silencioso y discreto, pero tenaz y poderoso para cambiarnos y cambiar las cosas. De este modo no podrán vencernos ni desanimarnos, por mucho que nuestros representantes públicos nos mientan un día sí y otro también y que los dueños del dinero tomen posiciones para blindarse y tener más ventajas aún si cabe, sobre los demás. La última, que puedan dirigir entidades bancarias los condenados con sentencias en firme.

¿Y saben lo que pienso? Que actuando al estilo de la señora que les comentaba al principio, replanteándonos el uso que le damos a nuestro tiempo y nuestro dinero es como haremos creíble el evangelio. Seguramente nos pareceremos algo más a Jesús, que “pasó por el mundo haciendo el bien” (Hch 10,38), pero que no era una farmacia ambulante ni un dispensador de servicios asistenciales, sino que sanaba a la “persona entera”, a ella y a su entorno. Es el “vino nuevo” de Jesús que exige un cambio de mentalidad y de obrar: “Nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque revientan los odres y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos”. (Mc 2, 22).

(Reflexión publicada en la web de la Red Ignaciana de Canarias Anchieta el 28 de enero de 2013  http://www.redanchieta.org/spip.php?article1004)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.