Señales de vida.- Equipo de Espiritualidad

Cuando nos encontramos en este  nuevo momento vital de desconfinamiento por la crisis del Covid-19, pero plagado de riesgos que nos atemorizan e incluso pueden paralizarnos en algunos momentos, vemos necesario poder entrar en la señales de vida que nos va mostrando el Señor.

Abramos rendijas que nos ayuden a asomarnos al exterior, a nuestro exterior, al “afuera” de la vida.

Os dejamos un texto de Dolores Aleixandre en el que nos dice que es posible “tocar” otros niveles más hondos y más verdaderos de nosotros mismos que antes ni sospechábamos poseer.

“SEÑALES DE VIDA”

“Dios no está mudo, sino que “da señales de vida” y se comunica con quienes viven abiertos a todo lo que en la vida tiene marcas de gravedad y de gratuidad. Con quienes están dispuestos a asomarse por las ventanas que se abren sobre el secreto de la vida.

Quizá ayude a encontrar un sentido de trascendencia en este mundo plagado de horrores, de traiciones, de envidias; desamparos, torturas y genocidios. Pero también de pájaros que levantan mi ánimo cuando oigo sus cantos, al amanecer; o cuando mi vieja gatita viene a recostarse sobre mis rodillas; o cuando veo el color de las flores, a veces tan minúsculas que hay que observarlas desde muy cerca. Todo ello tiene una inmensa capacidad de “guiño” que nos permite descubrir la huella de algo/alguien que nos sobrepasa y que los creyentes llamamos Dios.


Pero para escuchar eso que algunos han llamado “rumor de ángeles” y que ha transformado su vivir en algo mucho más auténtico y apasionante, no vas a tener más remedio que arriesgarte a superar el miedo y hacer la experiencia de que la soledad y el silencio ni muerden ni dan calambre, sino que son puertas que abren al esplendor de una vida humana más verdadera”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *