¡Sorpresa! (crónica de una experiencia CVX de universalidad)

Ana Nicuesa, de CVX-Tenerife, nos cuenta su experiencia con la CVX de Bolonia.


Tengo una cita, salgo de casa en esta ciudad desconocida todavía y no estoy segura de si mi decisión será la correcta. Camino al centro de la ciudad y aunque en el mapa parecía sencillo en el último momento me arrepiento de no haber salido antes de casa y haber tomado un bus.

Envío un SMS a la gente que me espera y les invito a que entren y ya nos vemos luego. Llego finalmente no demasiado tarde y abro la puerta. La imagen es sorprendente. Estoy en una iglesia gótica preciosa donde no hay bancos y la gran mayoría de la gente se sienta en el suelo. Intento buscar mi sitio y sigo devorando la escena. La iglesia está llena de gente joven (diría yo entre 20 y 45 años). Con la mirada localizo a mis nuevos colegas de CVX de Bolonia. Los conocí el día anterior ya que fueron tan simpáticos y amables de quedar conmigo e invitarme a cenar. En esa cena me hablan de esta misa. Me avisan que dura una hora y media y por eso me sorprende que haya tanta gente joven en la iglesia.

Una niña de CVX llega tarde y se sienta a mi lado. Me sonríe, me saluda y Giselle hace que me sienta en casa. Parece que hemos sido amigas desde hace años. Noto la mirada de cuidado del resto de compañeros hacia mí. Giselle me explica que por ser cuaresma se quitan los bancos. Llega la hora de la homilía y me rio al ver al jesuita que celebra la misa sentarse en las escaleras del altar. La imagen es de cualquier forma novedosa.

La homilía es larga y hermosa. El tono, la forma y el contenido me recuerdan a la espiritualidad ignaciana. Al cabo del rato, se dan instrucciones para que en mitad de la misa se pueda tener un rato de oración personal. Son unos 10/15 minutos donde uno puede buscar un rincón recogido en la iglesia, la cripta o las diversas capillas. Algunas personas se mueven y otras se quedan donde estaban. Por estar en cuaresma no hay musica que acompañe.

Siento que esta misa novedosa es un regalo para las gentes de Bolonia pero también para las de cualquier ciudad. ¡¡¡Qué maravilla poder encontrar una celebración así en cualquier ciudad!!!

Y las sorpresas no habían terminado. Al terminar este tiempo de oración personal se nos invita a compartir lo que hemos sentido en la oración. Tímidamente una mano se levanta y el jesuita que celebra con paso tranquilo y sonrisa en la cara se acerca solícito. Este entrega el micrófono y la persona comparte. Es rico y lindo ver la espontaneidad de estos jóvenes en compartir lo que han sentido en su oración. Siento que estoy en una misa como las que celebramos en grupo en la CVX pero esto es distinto, es hasta más rico quizás porque insisto, estoy en una parroquia normal en Bolonia. La misa es pública y está abierta a todo el mundo.

Cantamos en italiano, español, latín e inglés. Hay gente joven en las ofrendas, en las lecturas, pasando el cestillo. Y comparo con mi soledad en las misas alemanas y le doy gracias a Dios por este regalo. Antes de terminar se dan avisos. Hay unos cuantos avisos ya que en Bolonia existe algo que se llama “Rete Loyola” que aglutina a diversos grupos de gente joven que trabajan en diversos campos (visitar hospitales, ayudar al cuidado de chicos adolescentes en situación de desamparo, grupos litúrgicos, etc.).

Al salir de la iglesia mi nuevo grupo de CVX se reúne. Me siento bienvenida y acogida y le sigo dando gracias a Dios por este inmenso regalo. Al final vuelvo a vivir en primera persona que la CVX será tan bonita y tan grande como la queramos hacer. Le doy gracias a las personas que recibieron mi email y respondieron a este con sencillez y apertura. Yo creo que a nosotros gentes de CVX nos falta entender muchas veces la dimensión universal de la de nuestra comunidad. Esta muchas veces nos viene impuesta en forma de documentos y obligaciones y nos puede parecer más una carga que un regalo. Y mi experiencia dice que encontrar a otro ser humano, en un país distinto, con una clara vocación de CVX en su vida es un regalo.

Sería bueno poder construir la CVX Mundial de abajo a arriba. Ojalá se promovieran las visitas de las gentes normales de unos grupos a otros. Y ojalá todos los recursos que forman parte del gran regalo de la espiritualidad ignaciana estuvieran ordenados en alguna pagina web.

Pero mientras todo eso pasa…construyamos todos, cada uno a nuestra medida, esta hermosa familia a medio construir que es la gran familia de las gentes con espiritualidad ignaciana.

(Publicada en la web de la Red Ignaciana de Canarias Anchieta el 23 de febrero de 2013 http://www.redanchieta.org/spip.php?article1039)

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.