Tender un puente, una oportunidad para el encuentro

El jesuita norteamericano James Martin ha abierto el debate en el seno de la Iglesia Católica sobre la relación con la comunidad LGTBI a través de su último libro Bulding a Bridge. Una profunda reflexión donde aboga por tender un puente entre ambas, abriéndose a unas nuevas relaciones de respeto, compasión y sensibilidad (desarrollando lo que se plantea en el número 2358 del catecismo). El libro publicado en Estados Unidos llega a España de la mano del Grupo de Comunicación Loyola, bajo el sello de Mensajero, con el título Tender un puente. Cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBTI pueden entablar una relación de respeto, compasión y sensibilidad.
 
A día de hoy, y gracias al compromiso de las CVX, que está organizando estos encuentros, la publicación se ha convertido en una oportunidad para abrir ese diálogo en los centros de la Compañía de Jesús. El más reciente, el de Zaragoza, que abarrotó el Centro Pignatelli. Antes estuvo en Sevilla, en el Centro Arrupe; en Bilbao, en Arrupe Etxea; en Barcelona, en Casal Loiola. “Un acto entrañable y lleno de consolación, donde se realizó en síntesis lo que los Centros Fe-Cultura-Justicia pueden ofrecer a nuestra sociedad como lugar de encuentro de estas tres dimensiones. Un acto, a la vez profético y libre, de la mano de James Martin, para tender ese difícil puente de respeto, compasión y sensibilidad entre la Iglesia institucional y la Comunidad católica LGBTI”, escribía José Luis Saborido, director del centro zaragozano.
 
En todos los actos, el testimonio ha enriquecido el diálogo, mostrando posibles caminos para el encuentro. La experiencia vital como miembro de la Comunidad Cristiana de Diversidad Sexual y de Género, Crismhon, de Luis Mariano González, ha estado presente en Bilbao y Zaragoza. “Es muy importante estar fuera del “armario eclesial”. De este modo, los jóvenes que sean LGTBI, podrán socializar y tener referencias de normalidad en las propias comunidades”, dice desde un compromiso eclesial firme. “Será un trabajo lento, pero será fructífero. La Iglesia Católica, para evangelizar el mundo LGTBI, necesita de nosotras/os/es como “apóstoles del arcoíris”.
 
De gran valor ha sido el testimonio de los padres con hijos o hijas LGBT, para ellos secundario porque los protagonistas de esta historia son ellos, “nuestros hijos”, y las personas LGBT en general. Así lo expresaba Marisol Ortiz, miembro de CVX Barcelona, cofundadora de Acollin (Acogemos) y miembro de AMPGYL (Asociación de Madres y Padres de Gays y Lesbianas). “Nuestro papel es acogida y acompañamiento para que cada persona se desarrolle plenamente tal cual es”, explica. “Los padres con hijos LGBT hemos construido este puente de respeto, compasión y sensibilidad desde el corazón y damos testimonio de que realmente vale la pena”. Otros han compartido su visión: Juan V. Fernández de la Gala, de la comunidad Ichthys (cristianos LGTBH de Sevilla); Enric Vila, teólogo, en Barcelona.
 
La ausencia del autor se ha tratado de resolver con la emisión de un vídeo de 3 minutos en el que resume su deseo de intentar trazar con audacia y respeto los caminos que pueden acercar a las dos partes, la iglesia institucional y la comunidad LGTBI, separadas por un gran abismo. Desde la premisa de que la obra del Evangelio no puede realizarse si una parte de la iglesia está esencialmente separada de cualquier otra parte, el jesuita James Martin descubre en las propias palabras del catecismo de la Iglesia Católica los ingredientes necesarios para establecer las relaciones deseables para él: Respeto, compasión y sensibilidad.
 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.