Tercera sesión de la comunidad de aprendizaje para el diálogo cívico en Barcelona

Respondiendo a la invitación que recibimos desde las CVX de Catalunya, del 6 al 8 de septiembre, la Comunidad de Aprendizaje para el Diálogo Cívico guiada por Elías López sj y el equipo de sociopolítica CVX, mantuvimos nuestro tercer encuentro en Barcelona.


El viernes nos encontramos en el Casal Loyola donde nos saludamos, cenamos y repartimos en las diferentes familias que nos acogieron en sus casas a lo largo del fin de semana. El sábado a la mañana nos volvimos a encontrar en los locales de la Sagrada Familia, donde estuvimos todo el día y tuvimos la oportunidad de realizar una visita de 15 minutos a la maravillosa obra de Gaudí. A la noche regresamos a cenar a nuestras casas de acogida y la mañana del domingo, antes de juntarnos a trabajar en el Casal Loyola, tuvimos ocasión de ver por fuera Santa María del Mar y alrededores con muy buenos guías.

La acogida que nos brindaron las CVX de Catalunya fue extraordinaria. Tras unos días intensos preparando y organizando locales, dormitorios, comidas… para hacernos sentir en casa, nos ofrecieron su esencia: sonrisas, acogida, todo tipo de atenciones, interés por nuestro recorrido y lo mejor, el hacernos sentir hermanos en la vocación y compartir que quien nos une, convoca y nos hace vibrar, es el mismo Señor. Reiteramos desde aquí nuestro más profundo agradecimiento a todos.

Respecto al contenido de esta tercera sesión, comenzamos el sábado recordando qué nos había llevado a un lugar tan precioso (estábamos en el patio que da entrada a la cripta de la Sagrada Familia): ser Comunidad de Discernimiento para la Reconciliación. El término cívico nos lleva a buscar la convivencia unida a la justicia, una invitación a la Reconciliación y una llamada a establecer relaciones justas con Dios, con los otros (y uno mismo), y con la Creación.

Ayudados por la etimología de términos como “Re-con-ciliación”, “Paz” o “Per-don”, fuimos entrando en las diversas fases  para lograr la paz en procesos de conflicto armado (provenientes de Naciones Unidas) y el planteamiento del modelo de justicia transicional TARR (Truth, Accountability, Reparation and Reconciliation): Verdad, Responsabilidad Penal, Reparación y Reconciliación.

Pero este marco teórico nos llevó a concluir que el único instrumento real para la paz, es la capacitación de las personas, y no sólo los métodos. También nos sentimos aludidos al oír que una fe que no se expone no es cristiana, por lo que nosotros, nos tenemos que capacitar para ser “expertos” en la pedagogía del perdón para configurarnos al modo de Jesús.

Así, continuamos con un momento de oración en el que recorrimos los anclajes fundamentales de los Ejercicios Espirituales: Principio y Fundamento, indiferencia, rotura del vínculo con la fuente (1ª semana), elección, humildad, dos banderas (2ª semana), y cómo vivimos el dolor y qué esperanza brota en nosotros ante la violencia estructural (3ª y 4ª semana). Mirando a Cristo, aprendimos que hay que estar dispuesto a ir a Jerusalén a pesar de que se sabe que va a suponer dolor y que hay que recuperar la humanidad del enemigo. También conocimos su mansedumbre subversiva (perdonando en la Cruz) y vimos que Dios no se queda atrapado en la desesperanza y el dolor, sino que las atraviesa en la Resurrección.

A la tarde, nos reunimos ya con los miembros de las comunidades catalanas, incluyendo aquellos que vinieron desde Lleida haciendo muchos kilómetros. Tras un momento común de oración basada en los anclajes de todo el recorrido de EE.EE y compartido en rotatorios grupos de cuatro, ya estábamos dispuestos a abordar el tema del conflicto en Catalunya desde la base de nuestra fuente, sintiendo que lo que nos une es mucho más fuerte que lo que nos pueda separar. Así, realizamos una dinámica denominada “círculo dentro-círculo fuera” en la que nueve personas de diversos posicionamientos ideológicos (cinco de comunidades catalanes y cuatro de la comunidad de aprendizaje) conformaban el núcleo y que estaban rodeados por el resto de los componentes en el círculo exterior. Todos participamos en la reflexión personal respecto a la situación que se vive en Catalunya de las preguntas:

1.- ¿Qué es lo que más me gusta de lo que está ocurriendo?
2.- ¿Qué es lo que menos me gusta?
3.- ¿En esta situación, por qué pido perdón?
4.- ¿A qué me comprometo?
5.- Aquí y ahora, ¿por qué doy gracias?

Cada pregunta iba siendo respondida y compartida en voz alta por los miembros del círculo interno y el resto escuchaba atentamente y tomaba nota de lo que le resonaba. Tras las cinco rondas, se abrió la posibilidad de que los del círculo de fuera pudieran compartir su respuesta personal a alguna pregunta, a traer alguna aportación o posicionamiento que no había surgido en el compartir anterior, o a resonar ecos de lo que se había dicho. También se colocó en el círculo de dentro una silla vacía, representando aquellas voces que no habían podido estar allí o que no habían tenido representatividad. A pesar de que citaron temas candentes, fue una experiencia de respeto, de escucha, de sentir y conocer posiciones distintas a las personales y de poder manifestar la propia. Finalizamos con una eucaristía compartida por todos en la que la acción de gracias por la experiencia fue una constante.

El domingo nos volvimos a encontrar los miembros de la Comunidad de Aprendizaje con la intención de “reflectir para sacar provecho”. Compartimos qué había pasado en cada uno de nosotros, la experiencia en nuestras familias de acogida, qué había ocurrido en nosotros como grupo y cuáles habían sido los aprendizajes que habíamos realizado.

Para nuestro próximo encuentro y divididos en grupos teniendo en cuenta el criterio de proximidad geográfica, nos llevamos la tarea de aprender haciendo: cada grupo hemos de realizar una “unidad de práctica de aprendizaje”. Diseñaremos un tema de conflicto, en qué comunidad se realizará, con qué herramienta, quién nos acompañará y cuál será la sistematización.

Por lo tanto, llenos de agradecimiento y confiando en la ayuda del Señor, nos ponemos a su servicio para aprender y recorrer esta nueva senda.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.