TIEMPO de SILENCIO

Sentarse, cerrar los ojos, no pensar en nada,
no hacer nada, ¡qué bien! y que difícil.
Abrir las fuentes del silencio, encontrar la canción de mi nombre,
en la Paz, en la Meditación.
Oigo los árboles caer, que ruido.
¿Oigo la floresta creciendo? ¡Que deslumbramiento!
El Misterio y el Sueño no están en el vértigo de la ciudad, de los transportes,
de las preocupaciones, de las super-poblaciones…
Siempre los buscamos en los espacios suaves y tranquilos, en las montanas,
en las playas, en la noche estrellada, en los gestos de ternura.
La Palabra y el Movimiento no son maneras superiores
de comunicación y felicidad.
Necesito estar Conmigo, de vivir Conmigo,
de conversar amigablemente Conmigo.
Fui a las fuentes del silencio, con mi vaso vacío beber agua,
fui en stress y desaliento, volví refrescado y luminoso.
El Silencio es Salud, el Silencio es una Bendición.
Pregunté por mí a mucha gente y a muchos libros.
Fui tan lejos y aprendí tan poco.
Volví entonces de esas preguntas, y Pregunté a Mí por Mí.
Empecé, entonces, a saber quien soy, empecé a comprender mejor los demás…
Los horizontes del Amor se expandieron,
me pareció (no estoy seguro) que, justo detrás del corazón,
una pequeña voz interior quiso entrar en Diálogo Conmigo.
¿Sería la voz del Sueño, del Amor, de los Ideales?
¿Sería la voz de Dios?
Era la Paz, seguramente.
Lo mejor de Mí encontré en Mí Interior.
Muchos perdieron la convivencia con el Silencio
y se quedaron en la soledad.
Soledad es enfermedad. Necesito el silencio para escucharme mejor.
Necesito preguntar de Mí, por Mí.
Necesito preguntar a Dios por Mí.
Buscamos el fin de semana, la playa o el campo,
las bebidas frescas, la convivencia arropada,
pero mejor aún es el Silencio.
Al fin del día, estamos llenos de palabras,
palabras habladas y palabras escuchadas,
necesitamos de Silencio.
Tiempo de Silencio, tiempo de Mí.

Publicado en Recursos Agustinianos

1 Comentario

  1. Anónimo

    Gracias por compartir con palabras precisas y hermosas lo que muchos llevamos en el pensamiento y en el corazón y no sabemos cómo expresarlo…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.