Unas MANOS EXTENDIDAS

Señor, tu nos convocas.
Tu nos trazas los rasgos de tu Reino;
nos encomiendas tu misión;
nos alientas a hacer posible en nuestro mundo tu Evangelio.
Tu reto es vivir con fuerza la esperanza;
tu exigencia: cargar con nuestra cruz de cada día;
abrirnos al Padre
y sentir al hombre hermano y compañero.
Aquí están Señor,
nuestras manos dispuestas, extendidas;
sabemos que es dura la labor,
pero queremos ayudar a resolver la miseria, el desgarro,
la soledad de muchos,
toda esa cara sucia que oculta nuestro perfumado mundo.
Señor, es necesario que nos salpique la suciedad;
que se nos pegue un poco el mal olor.
Haz que nuestro corazón no se nos instale en la comodidad.
Tu te manchaste al hacer el barro para curar al ciego;
y te hiciste sospechoso al tocar al impuro
e imprudente al decir en sábado
que cargara con su catre aquél hombre curado.
Tocaste la miseria y te impregnaste.
Ya no pudiste liberarte de los pobres;
eran como un imán que te atraían.
Y al curarlos, no sólo nos descubres
que hay que acabar con el dolor de tantos…
También tu gesto nos habla del rechazo
al que aquella sociedad los condenaba
Y esto es Señor, también lo que queremos:
no sólo tocar las llagas,
sino descubrir en ellas aquellos intereses
que las encubren y al taparlas se enquistan
o se pudren.
Danos, Señor, desde tu experiencia,
poder ser lúcidos y críticos para poder soñar
caminos nuevos a trazar,
y dejar tan sólo a nuestro paso
un mundo un poco más humano.

1 Comentario

  1. Anónimo

    Que hermosa oración. Me gusta y sugiere eso de que “Jesús se manchó para hacer barro y curar al ciego”. Es que “se metía en política”. Claro, así acabó…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.