Unos días de enero

Pedro Alonso, de CVX-Tenerife, nos habla de unos días de enero.

Ya hemos vuelto a la normalidad, o al menos eso dicen algunos después de pasar las fiestas navideñas. Me puse a pensar en eso de “la normalidad”, en lo que significa para unos y otros, y es que me parece que hay grandes diferencias, porque la normalidad de muchos está plagada de ausencias y carencias cuya no-ausencia y no-carencia sí son “normales” para otros.
 
Les digo esto porque recuerdo una anécdota de uno de esos días de vísperas de reyes. Mi mujer y yo paseábamos por las calles del centro de Santa Cruz de Tenerife. Les aseguro que como suele decirse “no cabía un alma” de gente que iba y venía ocupada en sus compras navideñas. Nos sorprendió que en un cruce de calles, la sede de una conocida entidad bancaria estuviera rodeada de “casetas de campaña” y de pancartas. Se trataba de personas que habían perdido sus casas y que estaban acampadas allí. Nos llamó la atención uno de los carteles: “Villa desahucio. Fase 1. Promotor…” la entidad bancaria susodicha. Y más aún nos llamó la atención otro de los carteles: “No somos invisibles” decía.
 
Continuamos nuestro paseo, pero esta vez comentando entre nosotros lo que acabábamos de ver y de sentir. El “no somos invisibles” seguía resonándonos. Tampoco era invisible el hombre, un albañil en paro, que se quemó a lo bonzo en Málaga el pasado día 2 de Enero. Murió pocos días más tarde. “No tengo ni para comer”, le oyeron gritar algunos. Ojalá no se quemen también nuestra sensibilidad y nuestro sentido de la dignidad y la justicia.
 
El evangelio de uno de estos primeros días de Enero nos relata las palabras del profeta Isaías que usó Jesús para anunciar públicamente el comienzo de su misión: “ Me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad y dar a los ciegos la vista. Para dar libertad a los oprimidos, para anunciar el año de gracia del Señor” (Lc 4, 14-22).
 
(Publicado en la web de la Red Ignaciana de Canarias Anchieta el 14 de enero de 2013 http://www.redanchieta.org/spip.php?article1030)
 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.