V DOMINGO de PASCUA

Del Evangelio de Juan 14, 1-22

Dijo Jesús a sus discípulos:
– No perdáis la calma; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias. Si no, os lo habría dicho. Me voy a prepararos el sitio. Cuando vaya y os prepare el sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.
Tomás le dice:
– Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?
Jesús le responde:
– Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también al Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.
Felipe le dice:
– Señor, muéstranos al padre y nos basta.
Jesús le replica:
– Hace tanto que estoy con vosotros, y ¿no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí, ha visto al padre. ¿Cómo dices tú “muéstranos al Padre?”. ¿No crees que yo estoy en el padre y el Padre en mí?. Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace las obras. Creedme, yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro, el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. porque yo me voy al padre.
Orar en Domingo:
Las obras que yo hago y aún mayores, por XP
Va hombro con hombro con nosotros, por José María Maruri sj
Haciendo propia la experiencia de Jesús, por Fray Marcos
No os quedéis sin Jesús, por JAP
Vivir conscientemente conectados, por Enrique Martínez Lozano
El que me ha visto a mí ha visto al Padre, por Hermann Rodríguez Osorio sj
¿Y qué nos aporta la fe?, por Javier Leoz
¿Nadie ha visto jamás a Dios?, por José Enrique Ruiz de Galarreta sj

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *