CRUZ DE MAYO PARA TODOS, TODOS, TODOS.

Existe una tradición popular muy arraigada en muchos pueblos de España de engalanar con flores una cruz, alrededor del día 3 de mayo, fiesta de la cruz.

Desde hace unos años, la Casa de la Iglesia de la Diócesis de Canarias, en el barrio histórico de Vegueta de Las Palmas de Gran Canaria, invita a las parroquias, organizaciones y colectivos de la diócesis a hacerse presentes con una cruz engalanada. Este año han sido alrededor de 40 las cruces que han llenado los dos patios principales del edificio.

El grupo Padis Canarias (Pastoral de la Diversidad Sexual en Canarias) se sumó a la invitación y presentó una cruz que, aunque sencilla, ofrece un testimonio de la presencia, muchas veces ignorada e incomprendida, cuando no marginada, de muchas personas LGTBI+ en nuestra Iglesia.

La cruz, expresa el lema “Todos, Todos, Todos”, que proclamó el papa Francisco en el EMJ de Lisboa, precisamente después de que el espacio arcoiris que allí había hubiera sufrido el ataque de algunos que pretendían excluir a estas personas de la Iglesia. Francisco fue nítido, e hizo repetirlo a la multitud: “En la Iglesia caben todos, todos, todos.”

Aún así, algunos, muchos más de los que creemos, piensan que no hay sitio en la Iglesia para las personas LGTBIQ+.

La cruz está llena de triángulos rosa clavados a ella. El triángulo rosa fue el signo con el que identificaban a los homosexuales en los Campos Nazis, pero que la comunidad gay identifica como un signo de orgullo. Algo similar al sentido de los crucifijos que nos identifican a los cristianos. Cada triángulo clavado representa a un mártir asesinado por su identidad diversa. Jesús también murió por ellos. Ellos nos han abierto el camino con su entrega. Debemos estar orgullosos de ellos y deben ser nuestra inspiración.

A los pies de la cruz se encuentra la bandera arcoiris, con humildad, imitando a la mujer que engujó los pies a Jesús con sus lágrimas y los secó con sus cabellos.

Queremos ayudar a que la gente sea feliz desde su ser auténtico, porque los cristianos LGTBIQ+ trabajamos por el Reino, por la fraternidad de todos, poniéndonos al lado de los que son maltratados, agredidos, excluidos, rechazados e ignorados por su identidad sexual, en la sociedad y en la Iglesia.

Hacer presentes a las personas LGBTIQ+ cristianas en la Iglesia, como bautizados que estan quierendo conciliar su vocación humana y cristiana desde la libertad evangélica, puede que resulte  escándalo para muchos, pero unos y otros debemos aprender que la iglesia es de todos, todos, todos.

Padis Canarias es una alianza de cristianos LGTBIQ+ en la que se integran algunos miembros de CVX de Tenerife y de Gran Canaria.

Equipo de diversidad sexual y de género de CVX-E

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *