Testimonio de una persona refugiada

 

Me llamo Pascal Afondé*. Salí de mi país, Camerún, hace más de tres años. Mi camino a España, a Europa, fue muy difícil, como el de casi todos los que lo hacen. Muy difícil. No quiero recordarlo. Empiezo mi relato cuando cruzo la frontera de Marruecos con España en Melilla, por el mar. Eran las tres de la mañana, no sentía mi cuerpo sumergido en el agua. Estaba paralizado por el frío y porque en la orilla estaba la Guardia Civil española. En Marruecos corría el rumor de que si te cogía la Guardia Civil te devolvían en caliente… yo no podía volver, prefería morir. De repente noté un golpe seco en la cabeza y me desperté en un hospital de Melilla. Después un calabozo y hasta un juicio con condena.

Las siguientes semanas experimenté la esperanza y la fuerza de de las asociaciones que trabajan en Melilla por la protección de las personas migrantes. En mi casa CEAR, Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) o Geum Dodou – Religiosas apostólicas del Sagrado Corazón. Clases de español, acompañamiento psicosocial, voluntariado, integración…Y también información sobre mis opciones, y sobre los sistemas de protección internacional, la petición de asilo.

En general, las personas migrantes no tienen posibilidades de comprender qué es el asilo y cómo funciona. Cuando cruzan la frontera, muchos heridos física y psicológicamente, no conocen el idioma y no cuentan con traductor (sólo de inglés o francés que muchos no dominan). Pero lo más importante es que no hay tiempo para reflexionar, para decidir bien, para rememorar el relato de tu propia vida –que quizá hasta ahora no te habías parado a construir-. Y además el asilo se convierte en la única alternativa: si no lo pides vuelves a Marruecos, o si te escapas la perspectiva es no poder trabajar regularmente en años. ¡Es un sistema perverso¡

Tampoco se conocen las denegaciones exprés. Mucha gente que solicita asilo tiene respuesta negativa en 4 días y es que no. Seguidamente devolución… así que lo mejor es no esperar esta respuesta.

El sistema articulado en España para las personas demandantes de asilo consiste en apoyarlos durante 18 meses. Seis para el idioma, seis para la integración social y seis para encontrar trabajo. Luego fuera. Aunque no hayas recibido respuesta ni positiva ni negativa. Si la has recibido en ese periodo, y es negativa, tu destino es la repatriación o la clandestinidad. En España sólo 1 de cada 20 personas que solicitan protección, obtienen respuesta positiva en alguna de las modalidades.

En mi caso, renuncié a entrar en ese sistema cuando llegué a la península. Gracias al apoyo de SJM y CVX, pude encontrar un espacio de seguridad que me dio confianza y la tranquilidad suficiente para poder seguir un proceso migratorio y de integración, estudiando la ESA y luego un grado medio. Me inquieta el futuro, he estado estos días nervioso porque mi tarjeta roja caducaba y no sabía si la renovaría… ¿qué hubiera hecho si me deniegan la renovación? Lo peor es la incertidumbre y no poder imaginar el futuro. Lo mejor es que me encuentro bien y estoy vivo.

* Nombre ficticio

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.