Oración: Sábado Santo. Espera por mí

Sábado Santo. El día que nunca hubo de llegar. Hoy es un no-día litúrgico. Una noche de 24 horas. Una ausencia. Una falta de luz. Silencio. Es el día vacío. Día de acompañar y sentirse acompañado en la espera.


Sus conocidos se mantenían a distancia, y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea lo observaban todo. José, natural de Arimatea, era justo y honrado y esperaba el reino de Dios. Acudió a Pilato y le pidió el cadáver de Jesús. Lo descolgó, lo envolvió en una sábana y lo depositó en un sepulcro. Las mujeres fueron detrás para observar el sepulcro y cómo habían colocado el cadáver. Se volvieron, prepararon aromas y ungüentos. (tomado de Lc. 23, 49-56).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.