Nota sobre la última reunión de la Comunidad de Aprendizaje del proyecto de diálogo cívico para la reconciliación.

Nota sobre la última reunión de la Comunidad de Aprendizaje del proyecto de diálogo cívico para la reconciliación.

El sábado 30 de mayo tuvo lugar una reunión telemática para volver a poner en marcha la Comunidad de Aprendizaje de Discernimiento para la Reconciliación que quedó suspendida por la declaración del estado de alarma. Con el propósito, además, de plantearnos la conexión entre la crisis que estamos viviendo del coronavirus y la misión de reconciliar.

Al comienzo de la reunión, recibimos la visita virtual de Fernando Vidal quien nos animó mucho haciendo hincapié en la importancia del proyecto en el marco de las prioridades de la última Asamblea General. En una sociedad como la actual y con la crisis que estamos viviendo, se necesitan, como nunca caminos de discernimiento y reconciliación. Y nos animó a trabajar en la elaboración de herramientas que ayuden en este sentido y nos insufló fuerzas para seguir adelante con el proceso que estamos llevando a cabo.

Comenzamos orando e invocando al Espíritu de Pentecostés, símbolo del discernimiento en común, diversidad unida que se convierte en luz al recibir la fuerza del Espíritu, y que nos hace recordar que aunque solos no podemos, unidos a la Fuente de Vida y Amor, podemos aferrarnos a que es posible el amor y la reconciliación. Incluso en el contexto en el que estamos inmersos.

Posteriormente comenzamos compartiendo cómo estábamos y a qué nos sentíamos convocados. La riqueza de procedencias, de edades, de familias y de situaciones, nos hizo en seguida colocarnos ante un panorama muy diverso en cuanto a las vivencias y experiencias surgidas en este tiempo vivido de manera tan especial. Un reflejo de la sociedad. Nos ayudó a reencontrarnos, a escucharnos y a visualizar el panorama social y político tan distinto que vivimos cada uno y escuchamos a través de los demás.

En la siguiente ronda, en la que ya explicitamos el contexto de violencia y ruptura sanitaria, social, política, económica, etc. que estamos viviendo, intentamos establecer relaciones entre la situación que vivimos y con nuestra misión de reconciliar. Quedó muy manifiesto que es motivo de gran preocupación que las personas más vulnerables han ido quedando cada vez más heridas, y quedó en evidencia la polarización y crispación sociopolítica. Desde aquí, manifestamos la necesidad de encontrar espacios de encuentro y diálogo, lugares de escucha y cercanía para hacer surgir puentes y pararnos a pensar más en qué nos une que en qué nos separa como sociedad, como hermanos, como ciudadanos. A mayor dolor, mayor necesidad de reconciliación.

Surgió el paralelismo y el símbolo del Arca de Noé: la diversidad unida para enfrentar juntos a la adversidad y el dolor. La necesidad de juntarnos y proporcionarnos cuidado mutuo en esta situación de alerta. Y en esto, es fundamental el discernimiento para afrontar la polarización y las tensiones. Para convivir y estar juntos es necesario el diálogo y personas saludables que nos lleven a creer que la Resurrección llegará y nos trasmitan una mirada limpia.

Como siguientes retos y pasos a dar, la Comunidad de Aprendizaje detectó dos líneas fundamentales de trabajo: por un lado, terminar la experiencia de reconciliación, discernimiento y escucha, el proceso iniciado entre nosotros que no se pudo finalizar esta primavera, como estaba previsto. Por otro lado, la llamada a sistematizar todo lo vivido para poder ayudar en procesos de reconciliación y poder ofrecerlo al resto de las comunidades, a la Iglesia, a la sociedad. Queremos responder a la llamada de ser agentes de reconciliación y para ello necesitamos seguir caminando, aprendiendo, creando herramientas que podamos ofrecer para alimentar la esperanza y capacitándonos. Necesitamos buscar a Dios, buscar lo que nos une y tejer complicidades entre la diversidad.

Muy agradecidos al Señor y al resto de los miembros de la Comunidad de Aprendizaje, quedamos contentos de nuestro encuentro y nos sentimos impulsados a seguir trabajando en ello.

 Equipo de sociopolítica

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.